miércoles, 26 de noviembre de 2008

Reflexiones

Definitivamente, mi blog se encamina a la temática docente...
He leído (y aprendido) de las sugerencias hechas a mi anterior post, y haciendo una mezcla de todas ellas, he desarrollado mi propia unidad didáctica sobre la Edad Media. No como me gustaría, por limitaciones de tiempo y por las características generales de mis dos grupos de 3º (30 personas sin ganas de estudiar -ninguno, no tengo un sólo alumno en esa clase que se esfuerce-con deciros que hemos tenido que hacer una reunión extraordinaria del equipo docente con todos los padres para tratar el problema de estos dos grupos...).

Es mi primer año trabajando y aunque no soy idealista con la enseñanza, espero que , por regla general, en una misma clase se encuentren desde alumnos que trabajen (aunque sean minoría), alumnos que ni una cosa ni la otra y alumnos que no hagan nada. Quiero ser optimista y no pensar que todos los grupos son mis 3ºs de este año...

Sea como fuere, hoy he comenzado con mi explicación de la Edad Media. Por limitaciones de tiempo, he pensado lo siguiente:

1ª sesión: introducción general a la Edad Media mediante un breve esquema en la pizarra y contándoles anécdotas que pueden ser curiosas aunque sean por el morbo pero que explican muchos conceptos de la literatura medieval (la muerte de millones de personas por la peste negra, la creencia en el fin del mundo en el año 1000, las guerras contra los bárbaros, el amor cortés como reflejo de una situación más o menos real -damas casadas con señores viejos que sienten la necesidad de "enamorarse" de esos jóvenes y apuestos caballeros-, etc.).
-Resultado: los alumnos copian en la pizarra, prestan atención cuando les cuento la historia de las damas y los caballeros, pasan de lo demás.
-Reflexión: quizás deba llevar más orden en los esquemas que pongo en la pizarra. Me sorprende que los alumnos no estén acostumbrados a escuchar, prestan atención cinco minutos, para que vuelvan a hacerlo, tengo que dictarles, parar y explicar de nuevo. No se puede estar explicando más de cinco minutos seguidos (¿Esto es así o es que mi voz no es atractiva....ays, las dudas de la novata).

2ª-6ª sesión: iremos leyendo la teoría de la Edad Media por el libro, explicaré a la vez que leemos en clase, pero muy breve. Sólo durante la primera parte de la misma. La otra mitad de la clase, será leer algunos fragmentos del género visto en teoría. Tengo una antología de textos, muy breve (una página con lírica tradicional y romances, y algunas preguntas para analizar, otra página con dos fragmentos del Cid en versión actualizada y unas preguntas sobre la lectura y un cuento del Conde Lucanor también con preguntas).

Bueno, este es mi plan. Y aquí las conclusiones que he sacado (y aprendido) de estos dos meses trabajando:

1. No les suele interesar la literatura. Pero nuestro trabajo es darla. Es un error entrar con la ilusión de atraerles, porque te sientes defraudado y no lo vuelves a hacer más ( y les quitas la oportunidad de acercarse a ella, lo peor que puedes hacerles).
2. Todo ordenado y masticado en cuestión de teoría. Incluso si tengo que dictarles, les dicto. No me ha gustado nunca, pero entiendo que atiendan a la explicación es difícil. Quizás sea más conveniente incidir en actividades (tipo cazas, escritura, blogs, etc.). No son adultos y no están interesados en oír clases. El truco puede estar en "engañarles" con este tipo de actividades y seguir con un método tradicional (y nada constructivista) a la hora de darles la teoría.

Bueno, estas son mis teorías y reflexiones que seguramente serán cambiadas en cuestión de un mes...lo que tiene ser novata

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que todos somos novatos todos los días; siempre hay algo que aprender (y quien diga lo contrario es mentira).No existen dos grupos iguales, ni dos alumnos iguales, ni dos centroes educativos iguales, por tanto nunca se acaba de aprender, innovar y crear. Nuestro trabajo requiere mucha actividad.

En cuanto a la Literatura, difiero totalmente de tu jefa de Departamento. Lo que creo es que no hay que dar historia de la literatura, sino literatura: textos; el pensamiento de ese tiempo a través de ello y su relación con el presente.Y por supuesto descubrir la importancia de leer y su enriquecimiento. ¡Claro, es que esto es lo difícil! Lo fácil es leer el libro y que ellos te escuchen... Pero creo firmemente en que se puede conseguir, aunque no digo que llegue a todos. Hay que buscar el método y con alumnos difíciles hay que olvidarse del libro y buscar actividades totalmente creativas. Quizá los blogs, las cazas del tesoro y esas cosas que tú ya conoces.

En cuanto a los alumnos, no te derrumbes. Yo empecé en La Unión, no tenía ni un solo grupo con intereses (supongo que serían más o menos como los describes o peor)y llegué a creer que eso era lo normal en la educación. Pero, ya verás cómo encontrarás otros alumnos y otros centros que darán sentido a lo que haces y que te engancharán. Hay de todo, pero tú dales a todos siempre ilusión y cariño, siempre habrá alguno que te lo agradecerá. Te lo aseguro.

Un abrazo.

Pura

JLG dijo...

Caperucita, soy de la opinión de que con ese sistema se van a morir de aburrimiento. ¿Por qué no les acerca la literatura medieval? A fin de cuentas, El Cid no es más que un culebrón: de cómo un buen hombre cae a lo más bajo (afrenta de Corpes) para acabar en lo más alto. En Berceo, "La casulla de S. Ildefonso" es un cuento de terror: escenifícalo (a mí me fue de lujo).

Ponles powerpoints. Elisa Armas los tiene fantásticos o busca en SlideShare.

En cuanto a lo que comentabas en (re)paso de lengua sobre los podcasts, los míos tenían esa finalidad (doy Segundo de Bachillerato), pero puedes usarlo para mil cosas: entonación, lectura, crear una mini radio.

Como le digo a mis alumnos, no le pongas límites a tu imaginación y ya veremos cómo hacemos lo que se te ha ocurrido.

Un saludo y ánimo.

Antonio dijo...

Es bueno ser exigente con uno mismo, sobre todo cuando empiezas, pero es también necesario asumir que no podemos hacer milagros.
Es normal que los alumnos no te escuchen más de cinco minutos, que para ellos es una barbaridad: equivale a 15 anuncios seguidos!!!
No pienses que no se les queda nada de lo que cuentas: lo más probable es que olviden lo que consideren inútil, así que hay que venderles imagen, píldoras de conocimientos que realmente tú misma pienses que son útiles (no nos engañemos: en los libros hay un montón de información que nosotros mismos seríamos incapaces de recordar pasados un año).
Y sobre todo, confía en ellos. Si ven que no los consideras (de manera general) una panda de vagos y maleantes, tendrás un poco ganada la batalla. El resto irá sobre la marcha.

caperucitazul dijo...

Hola: gracias por vuestras respuestas.

Pura: estoy de acuerdo contigo. lo importante no es memorizar la historia de la literatura sino acercarles, en la medida de lo posible, a los textos. Por cuestión de tiempo (tengo 6 sesiones antes de los exámens). He estado intentanod que vean la relación de estos textos con lo que sentía la gente del medievo y la verdad es que he conseguido captar un poquito su atención. Ya lo contaré más detalladamente en un post.
Por cierto, estoy en Bullas. No tengo alumnos del perfil de los que hay en la Unión, es un IES muy tranquilo. Pero claro, no todo el mundo quiere estudiar, algo normal ;)

JLG: coincido en que no es el mejor sistema para motivarles, pero se me ha echado el tiempo encima y tengo 6 sesiones antes de los exámenes...pero tomo nota de tu lema sobre la imaginación!

Antonio: es cierto que no podemos hacer milagros.
POr otro lado, es difícil enocntrar el punto medio entre la autoridad y la disciplina y la necesidad de que ellos no se sientan atacados o considerados como inútiles...en ello estamos ;)