jueves, 17 de diciembre de 2009

Ejercicios de aburrimiento (I)


Rue Saint Gilles, 235


El obligado descanso te trae hoy

el recuerdo de su calle,

reflejo de la recién estrenada libertad

que, como promesa infinita,

recorría tu cuerpo

el día de la partida.

Qué lejano te parece hoy el sueño

de la ciudad que cada día

despertaba bajo tu ventana,

el bullicio de la calle que acogió

los primeros pasos de un futuro

todavía desdibujado

de lápices y cuadernos.

Hoy rememoras, nostálgica,

la sombra de su cielo,

las tardes de inmensa tristeza,

las noches de compañía confusa y olvidada.


3 comentarios:

Joselu dijo...

Caperucita azul se adentra en territorios nuevos y nos presenta un poema agridulce de nostalgia y sueños olvidados (pero no del todo). Tristes esas noches y aquellas tardes. La vida va dejando posos en nuestra alma y la poesía desnuda nuestro interior, ayudada por nuestra memoria e imaginación. Saludos.

Vulture dijo...

mmmm....caperucita poeta...este poema tiene que salir en el MA9, me ha gustado mucho...son versos de una belleza muy limpia...Sigue así Mari!

caperucitazul dijo...

Joselu: qué verdades dices. Me encanta tenerte como comentarista ;)
NO sé qué tono ha salido, pero el poema no quería ser triste...en fin, será el subsconciente.

Vulture: ooh, no me lo creo, usted por aquí. Ya veremso lo del Ma9, por lo pronto, el círculo de poetas iletrados oficiales tiene mucho nivel! Suerte con la presentación del libro, ya sabes que el collarín no me deja asistir
;)