miércoles, 5 de enero de 2011

Prohibiciones

Iba a escribir un post sobre la nueva ley antitabaco pero he encontrado este comentario de un buen amigo bloggero, que reproduzco (con su permiso). Yo no lo puedo decir mejor (la negrita y el subrayado es mío):

En Japón está prohibido incluso fumar en las calles. Supongo que eso terminará pasando aquí con el tiempo. No sé, pero toda la normativización -justificada- que poco a poco se va imponiendo (prohibición de hacer fuegos en el monte, prohibición de los toros, prohibición de fumar, prohibición de rotular en castellano, etc) muestra una deriva que no sé cómo interpretar. Uno a veces tiene la tentación de creer que la realidad y la sociedad que vivía hace décadas era harto más liberal que la que uno vive ahora. Y que ahora nos hemos ido acostumbrando a limitaciones de todo tipo por el bien de nuestra salud. Eso sí, no nos defienden de especuladores, de destructores del litoral, de políticos corruptos, de elecciones que no deciden nada, de la contaminación de todo tipo, etc. En fin, pienso que son reflexiones de un inadaptado. Bienvenida sea la prohibición de no fumar. Espero que pronto a los fumadores se les interne por su bien en centros de desintoxicación y que sean reeducados para lograr morirse de asco y de aburrimiento pero con los pulmones limpísimos.
Saludos.

Por mi parte, sólo me resta observar la tendencia que hay en dividir a la población: fumadores/no fumadores; controladores/no controladores; funcionarios/no funcionarios; derecha/izquierda...Es la ley del "divide y vencerás", de la distracción mediática, del conflicto ciudadano.

1 comentario:

Lu dijo...

Ciertamente es una ley polémica. En lo que estoy completamente de acuerdo es en que acapara la atención de manera que tiene un efecto sombra sobre otros temas de más relevancia. Cuando las noticias se estiran como el chicle acaban por resultar pegagosas.