viernes, 26 de febrero de 2010

Ejercicios de aburrimiento (V)

Caperucitazul ha llegado al viernes muy estresada

(Esta entrada es una tontería, lo sé, pero blogger acaba de borrar mi nuevo "Ejercicio de aburrimiento" que tenía un título tan original como Desde que te conocí he sido infiel a todas mis amantes y relataba la historia de amor entre un hombre casado y la barra de un bar.
No tengo tiempo ni ganas, y además estoy de muy mala leche, para escribirlo otra vez, así que dejaré que se pierda en el laberinto de internet la que habría sido la joya de la literatura española.)

Caperucitazul escucha Love of lesbian, "Universos infinitos"



5 comentarios:

Juliiiii dijo...

Jo...roba mucho cuando Internet hace de las suyas y nos quedamos compuestos y sin texto...

¿Has escuchado "Yo no soy fan de John Voight" (o como se escriba), de este mismo grupo? Al principio me repateaba, pero luego el ritmo te va ganando. Un grupo interesante, con canciones tan bonitas como "Domingo astromántico" (aunque me gusta mucho más con Zahara).

¡Buen fin de semana!

caperucitazul dijo...

"Yo no soy fan de John Boy" jaja, sí. Pero si tengo que elegir una frikada de este grupo me quedo con "Te quiero mucho. Historia de amor del amante guisante".
No lo he escuchado con Zahara, lo buscaré. Un saludo y buen fin de semana!

Joselu dijo...

Me gusta eso de universos infinitos. Responde a una necesidad íntima de pensar que las cosas podrían ser de otra manera, de muchas maneras, de infinitas maneras.

Lu dijo...

La desaparición de entradas de Blogger daría para una historia fantástica. Ahora mismo tu texto debe de andar libre o esclavo en el limbo bloggeriano, al lado de otros muchos (entre los que se encuentran varios míos). Quizá juntos habitan un universo imposible e inaccesible.

Yolanda dijo...

Caerucitaazul, el viernes es el día del ¡plof!, el ataque total tras una semana histérica. Yo también llego muy cansada, pero salgo a comer con mis colegas, me fumo un cigarrillo (el único de toda la semana, mira si soy exquisita), voy a la compra y por fin me regalo mi sesión de cine semanal con palomitas, salvo raras excepciones. Con ello me relajo y me olvido de mis alumnos, sus santos padres y lo que me toca trabajar el sábado y el domingo. Ya ves, cada uno desconecta a su manera.
Y todos hemos pasado alguna vez por la experiencia de ver desaparecer de la pantalla un trabajo largamente elaborado. ¡Nooooooooooo...! Pero todo es inútil. Si no tomas la precaución de guardarlo cada poco tiempo puede irse al garete sin remedio.
Un beso.