domingo, 29 de noviembre de 2009

El Retorno de Saturno


Reconozco que soy un culo inquieto, un desastre para la organización, un empezar y dejar cosas a medio, un ama de casa desordenada, que a veces estoy en perpetuo aburrimiento y que a veces no sé ni qué me pasa. Una buena amiga, aficionada ella a la astrología, me dice que vivo mi retorno de Saturno (¿!?) y que entre los 27 y los 29 años a todos nos pasa algo que nos hace madurar de golpe.
Y a mí me hace falta una buena inyección de madurez, según me dice mi cara de niña cuando me miro al espejo.
Pero como siempre he tenido un sexto sentido para todo (para todo lo que me ocurra a mí, claro está) ya estoy oyendo la tormenta acercarse a lo lejos.

(Inciso: para los que visitáis mi blog de “profe”, ahora me podéis leer aquí. Soy la misma, pero sin la caperuza. Éste se queda para textos narcisistas sin sentido y, posiblemente, empiece a publicar mis particulares “ejercicios de estilo”, que ya van cogiendo polvo).

3 comentarios:

Joselu dijo...

Bienvenida tu nueva etapa. El título da para multitud de entradas y sugerencias. Que te sea fructífera esta nueva andadura. Me ha alegrado encontrar un texto tuyo en Deseducativos, un blog polimorfo y pluralista. Un cordial saludo.

caperucitazul dijo...

Muchas gracias Joselu, el único visitante que se hace presente..menos mal que mi contador de visita me dice lo contrario...jeje.
Espero seguir teniéndote por aquí.
Abrazos amigo.

Derelicte dijo...

Terrible. ¿Retorno de Saturno? Descreídos y cabezotas, agarrense fuerte. Si ese retorno le tiene que cambiar a uno, a más resistencia al cambio mayor será la crueldad del correctivo.
Qué tenebroso parece todo bajo estas premisas.